la paz del sen’or muy buenos dias a tod@s les deceo un hermoso fin de semana DIOS les bendiga y les guarde

la paz del sen'or muy buenos dias a tod@s les deceo un hermoso fin de semana DIOS les bendiga y les guarde

Mt 22, 34-40.
Amarás al Señor, tu Dios, y a tu prójimo como a ti mismo.
Mas los fariseos, al enterarse de que había tapado la boca a los saduceos, se reunieron en grupo, y uno de ellos le preguntó con ánimo de ponerle a prueba: Maestro, ¿cuál es el mandamiento mayor de la Ley? El le dijo: Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas.

Amar a Dios primero significa hacerle tu primera
prioridad y el marco de orden en tu vida. Piensas en Él
en la mañana cuando te despiertas, oras durante el día
y hablas con Él en la noche. Cuando Dios ocupa el primer lugar en tu vida, todas las piezas restantes de
tu vida encajan alrededor de Él en un orden perfecto. Cada decisión que tomas u horario que programas lo haces de manera natural en este orden. Dios quiere un tipo especial de amor que englobe tu corazón -lo que te motiva y te mueve-, y quiere que sea el gozo.

Aprender a amar a Dios es un proceso. Comienzas con
el deseo de amar de esa manera, y tu amor crece
según maduras. A medida que creces en el amor de
Dios, experimentas amor por otras personas que nunca hubieras esperado. Manifiesta el amor de Dios por tus hijos. Diles que oras, y que te oigan dar gracias a Dios por sus bendiciones y su amor. Incorpora la fe cuando hablas de tu día o sobre cosas que ocurren en las vidas de tus hijos. Cuéntales historias de cómo Dios ha mostrado su amor por ti y lo mucho que has llegado a amarle más a través de tus experiencias con Él. Deja
que amar a Dios sea tan natural en tu familia que llegue a ser como respirar; que sea tu vida, tu gozo y tu paz.

Dialoga con tus hijos sobre cómo se alegra a Dios. Cuéntales que tú obedeces a Dios porque lo amas mucho.

Demuestra tu amor por Dios a tus hijos dedicando
tiempo cada día a orar y leer la Biblia. Déjales ver
que Dios es tu prioridad y que vale la pena tu tiempo
y atención.

Ayuda a tus niños a entender que cuando más
conozcan a Dios, más le amarán también, y que
leer la Biblia es la mejor forma de conocerle.

Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Grábate en el corazónestas palabras que hoy te mando.
Deuteronomio 6:5-6

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s